De una aburrida caja de cartón a una pieza de colección

Submitted by: Cámara Pulpa, Papel y Cartón ANDI 11/10/2017

Los comerciantes online hicieron un cambio extremo a los empaques de sus productos, transformando una monótona caja cuadrada en toda una experiencia de compra.

Afuera: una café, plana y aburrida.

Adentro: colores de neón, letras vistosas, detalles brillantes y llamativas figuras que podrían lucir como una auténtica pieza de arte moderno.

Las bolsas y empaques dicen mucho del estatus de quien las porta, si no, piensen en lo que puede transmitir una persona que camina por la calle con una bolsa de Bloomingdale. En busca de replicar esta misma experiencia en las ventas online, los distribuidores se siguen sumando a la tendencia de convertir el tradicional empaque de envío por correo en un lienzo para promocionar su marca.

Todos los empaques cuentan una historia

Los empaques que cuentan una historia por lo general no terminan su historia cuando el cliente recibe un pedido en la puerta de su casa. Un aire fresco e impactante en el empaque motiva a los usuarios a subir en sus redes sociales fotos, videos y reseñas de la caja, una oportunidad inmensa que contribuye con la exposición de los productos y favorece la imagen de la compañía.

Cuando un empaque cuenta una historia los clientes siempre van a querer conservarla para guardar maquillaje, relojes y hasta señuelos de pesca antes de botarla a la basura.

Este es un buen momento para las cajas de cartón.

 La transformación de los hábitos de compra ha contribuido con el crecimiento de una industria que estuvo estancada por décadas. Según Katie Wieser, analista de la firma de investigación de mercados Freedonia Group, las ventas de cajas han crecido cerca del 3% por año, y se espera que llegue a $40 billones en 2018.

Aún más impactante es el crecimiento de la venta de cajas para ecommerce, que aumenta en un 4%. Se cree que Amazon sea el mayor cliente, gasta cerca de 5 billones de cajas al año, aunque para mantener baratos sus procesos de envío, tiende a ser muy modesto con el diseño de sus empaques, por lo que solo imprime el logo de la empresa. Solo en algunas ocasiones se ha arriesgado a implementar diseños llamativos, como la temporada en la que produjo cajas amarillas con Minions para promocionar el estreno de la película.

Pero el verdadero golpe de innovación del empaque en caja está teniendo lugar entre los minoristas en línea que se especializan en servicios de suscripción mensual que venden, entre otras cosas, maquillaje, joyería, máquinas de afeitar, medias, vestidos, pasabocas libres de gluten, alimento para perros y hasta dulces importados de Japón.

Birchbox por ejemplo, que vende maquillaje para mujeres y productos de aseo para hombre, elabora usa para sus envíos cajas decoradas con flores, destello de neón brillante y figuras abstractas. Graze, una distribuidora de bocadillos saludables usa el interior de la tapa del empaque para poner pinturas de exquisitas frutas. Loot Crate, que envía un surtido mensual de juegos y artilugios de cultura pop, ha incluido códigos de escaneo que reproducen videoclips en teléfonos inteligentes. 

Finalmente, las marcas descubrieron un sinfín de oportunidades en los empaques de los productos. Un insumo que antes solo representaba un costo de envío ahora es una pieza clave para construir afinidad entre la marca y sus clientes.

Las empresas ya no se toman a la ligera el tema de elegir los materiales y el diseño para producir un empaque, y son impresionantes los alcances que han tenido en este aspecto, sin embargo, en este punto falta todavía un paso por dar, fusionar los recursos tradicionales con los digitales para elevar  a otro nivel la experiencia de compra por internet, tal como lo hace Loot Crate.


Fuente: https://www.washingtonpost.com/local/how-the-boring-brown-box-on-your-doorstep-became-an-object-of-desire/2016/08/17/9f17b990-5e5e-11e6-8e45-477372e89d78_story.html